10 de marzo de 2009

Estar solo, aislamiento, soledad y forma de vida



Lectura: 2 minutos


Aislarse es una actividad del ego, y estar solos no. El hecho es que estamos solos.
Cuando nos aislamos y despreciamos a los demás estamos cortando la información exterior que nos perturba. Estar solos es estar totalmente vulnerables.

No estamos librándonos de las perturbaciones externas, sino interiormente hemos encontrado la paz imperturbable.
Los dos estados son muy diferentes, aunque exteriormente parezcan similares.
Y a menos que estemos familiarizados con nuestra estructura interna no estaremos en posibilidad de decir cuál es la diferencia.
Tenemos que observar la forma en que la mente trabaja, la forma en la que surge el ego y la forma en que éste opera.

Se requiere mucha familiaridad con las formas del ego por medio de la observación de nuestras motivaciones y la forma en que operan en nuestra conciencia para reconocer cuando estamos solos y cuando nos aislamos. Entonces, como un artesano que está muy familiarizado con su trabajo, se convierte en naturaleza secundaria, y podemos decir instantáneamente cuáles son nuestras motivaciones. Se puede llegar a eso si prestamos atención a la forma en que opera el ego en nosotros.

Desafortunadamente, nuestra educación está constantemente dirigida para prestar atención a lo externo, por medio de problemas que surgen en el exterior, y para eliminar las causas externas del conflicto.
Por tanto no estamos familiarizados con la forma en que opera el ego. Dedicamos tiempo para estudiar ciencia y geografía, etc., -después de todo hacemos eso por años antes de lograr la maestría en ciencias o en lo que sea-, pero el proceso de educación no nos estimula para entendernos interiormente.
Si me doy cuenta de la importancia de ello, aprendo de mi mismo, observándome yo mismo sin rechazo.

Tenemos que observar y aprender como un estudiante lo hace. Un buen estudiante o un buen científico observa un fenómeno con la visión de aprender. No dice, debe ser así o no debe ser así. Nos podemos observar nosotros mismos de esa manera, por tanto nos familiarizamos con la forma como el ego opera. Entonces sabremos si estamos solos o nos estamos aislando.

Las personas en general suelen no entender "la soledad", la soledad elegida. Soledad sin ruidos, sin estimuladores externos (radio, TV., cine, diversiones) .
Ellos piensan que tal persona está "aislada", y la incitan a que busque relaciones, diversiones, porque entienden que allí está el placer y que así tal persona estaría mejor. Ellos conocen solo una forma de placer, que es la que puede encontrarse -momentáneamente- en las expresiones externas.

Hay un placer que se encuentra en la meditación, el recogimiento, la contemplación, el silencio.
No podemos vivir sin placer; la búsqueda del placer es una cualidad del alma.
Y si abandonamos un placer, es porque encontramos uno superior.
La soledad abrazada, no es soledad, tal como se juzga vulgarmente.
Es estar solo consigo mismo, en perdurable paz y gozo.
Y, tal como se dice aquí, aislarse es otra cosa. Es defenderse, es cubrirse por temor.

Prof. P. Krishna - Revista La Fraternidad Universal

Comentarios: Creo que es hora que en las escuelas, además de enseñar idiomas para integrarnos y dialogar con el mundo que nos rodea; deben educarnos con urgencia sobre los mecanismos de reflexión interna y autoconocimiento para que nos integremos con mayor facilidad y dialogyemos con... nosotros mismos.

Esto resolvería en gran medida los conflictos del mundo y mucho sufrimiento innecesario. TV

Post Relacionados por categorias


11 comentarios:

  1. Yo creo que en el recogimiento, en darnos todos los dias unos minutos a analizar nuestros sentimientos, meditar nuestros actos, nuestras sensaciones, sobre nuestro "YO", está la llave de encontrarnos, de saber como somos o como queremos ser.
    Como debemos actuar, a donde queremos ir.
    Eso desde luego es muy necesario, es la organización interior que nos proporcionará estabilidad emocional.

    Pero eso no quiere decir necesariamente que tengamos que aislarnos.
    Formamos partes de una sociedad, de una familia, de un orden en el mundo, y a veces ese aislamiento tiene algo de cobardia. De no querer compartir, ayudar, "estar"-

    Con todo el respeto del mundo, vaya por delante, nunca he entendido a quieene se dedican a la vida contemplativa.....
    Serían muchos más útiles si además de ayudarse a si mismo, procuraran ayudar a los demás.
    Pero no solo de pensamiento, sino de obra.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. La soledad no forzada, puede ser una de las mejores compañías.

    Quienes saben estar en soledad, sin tristeza, tienen una voluntad muy firme.

    Buen post.

    Salu2:

    ResponderEliminar
  3. Muy acertada la diferenciación entre la soledad que afirma el ego y la que emprende el proceso para disolverlo. La última entendida como ejercicio nos hará libres, independientes, por esta vía llegaremos a ser. Por la otra en cambio solo seremos si dependemos de cualquier cosa externa como los vicios, las manías, las obsesiones, las angustias etc. seremos más egoístas, menos humanos, menos amorosos.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con Seriecito, al igual que se disfruta y comparte en compañía, a veces son necesarios momentos de soledad e introspección.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Luna: comparto tu visión. Un abrazo

    Seriecito: Correcto. Soledad no forzada: una agradable compañía.
    Me viene una imagen de esos Nombres con connotación...Dolores, Soledad,etc...Connotaciones culturales que se acarrean y son más firmes que un tatuaje maorí!. Abrazo
    Dilman: la soledad como complemento y unidad. Como encuentro y separación. Dos mundos en un mismo ser. Abrazo

    Nuria: Seriecito suele ser breve, claro y contundente. Abrazo

    ResponderEliminar
  6. "Comentarios: Creo que es hora que en las escuelas, además de enseñar idiomas para integrarnos y dialogar con el mundo que nos rodea; deben educarnos con urgencia sobre los mecanismos de reflexión interna y autoconocimiento para que nos integremos con mayor facilidad y dialoguemos con... nosotros mismos.

    Esto resolvería en gran medida los conflictos del mundo y mucho sufrimiento innecesario."

    Si...recogí tu comentario que apoyo plenamente, YA ES TIEMPO QUE EMPECEMOS, NO?

    La soledad siempre es buena si sabemos usarla pero, no nos dejemos nunca usar por ella...

    Un abrazo zen.

    marcos.

    ResponderEliminar
  7. Querido amigo, muy de acuerdo contigo ya que lo he vivido muy de cerca con alguien muy querido.
    Lamentablemente, su "estar solo" o para mi, su aislamiento, hace que ante las dificultades se meta en la cueva de la soledad para no saber de nada y de nadie y como consecuencia, preocupando a quienes le quieren.

    Siempre es bueno estar solos en la medida, que nos sirva, nos haga reflexinar y desintoxicarnos de cuanta cosa que nos ha pegado fuerte, y asì volver de nuestro "destierro" renovados y con otra visiòn de las cosas.

    Pero el aislamiento por ego o incluso por cobardìa, sòlo harà que màs nos estanquemos en las dificultades internas y externas.

    Un abrazo grandote Tendencia

    Susana-Agualuna

    ResponderEliminar
  8. He dado un paseo por tu blog, y sin duda tiene un espiritu sanador, imposible resistirse a tamaña sensación.
    Un placer y por aquí me quedo.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  9. Marcos: es cierto. Te mando un abrazo y esperemos poder cambiar algunos esquemas mentales y educativos para el bien del mundo.
    El primer paso es tratar el tema. Abrazo.

    Susana: lamento esa pérdida. Comprendo tu situación. Está seguramente entre nosotros, pero sin duda muy cerca tuyo. Un beso

    Magah: bienvenida. Ponemos la mejor energía para aprender, enseñar levitar de felicidad, dormir bien y ser solidarios sin despegar los pies desde nuestras propias realidades. Un abrazo y te estaré visitando.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo2:11

    estar solo para pensar libre de fantasmas y emociones negativas para sentirme en paz, eso quiero. Creo que me estoy proyectando.saludos cordiales

    ResponderEliminar
  11. Anónimo8:36

    Hola amigos. Leí este blog de casualidad y quiero aportar un humilde granito de arena. Ahora tengo 36 años, y he pasado varios años en soledad elegida, necesitaba un cambio, respuestas a mil preguntas que desde bien niña necesitaba resolver. Pues bien, lo encontré donde menos lo habría imaginado: en plena soledad y si quereis añadirlo, si, también aislamiento. No siempre es fácil soportarse a uno mismo y empezar a conocerse, ver que hay en nuestro interior, corregir, aceptar, incluso saber perdonarse, sentir, sentirlo todo en plena soledad. No es tan bonito como parece desde fuera requiere esfuerzo porque conocernos de verdad requiere un gran esfuerzo y no dejarse llevar por las interferencias múltiples. Cuando la misma fuerza de la vida me hizo saber que era el momento de salir y reconocerme frente al mundo de nuevo, era otra persona completamente distinta y mucho más feliz. Conocí a una mujer en plenitud, con sus defectos y sus virtudes, con mil emociones que aprendes a canalizar y darles la importancia que merece cada una, sin obviarlas ni rechazarlas, solo aprendiendo a darles su lugar y que fluyan de una forma más tranquila y serena. No es un recorrido fácil, a veces ni tan solo agradable, y al final, se convierte en algo maravilloso. Ahora elijo instantes de soledad que me permiten seguir gozando de mi misma, y eso se transmite a mi entorno y percibo mejor la vida. Quiero decir que no use ninguna terapia, tecnica, libro ni recomendación, algo de pronto me empujó a ello, así que no sé si lo elegí así conscientemente o la vida me impulso a este ejercicio de soledad. El caso es que a sido lo mejor que ha podido sucederme. Simplemente necesitaba un cambio y llegó todo este proceso como de forma natural, sin la aprovación de mi entorno que ahora mismo son quienes me dicen: estas distinta, y se que su percepción es en forma positiva. Fue duro oir por años: esto no es vida en sus cartas o mails o sms(tenemos ahora mil vías de comunicación y a veces ojeaba pero egoistamente o no, no respondía necesitaba más tiempo) Personalmente esta andadura, me devolvió la vida y me ha echo sentirla en toda su expresión. Hoy puedo decir que soy una persona feliz, porque aún viviendo momentos duros como vivimos todos los seres que estamos en este mundo, he comprendido la importancia de estar vivos y sin duda es un milagro diario. Añadir por último, que la naturaleza fue fundamental para hacerme entender la mayoría de las cosas que necesitaba encontrar respuestas. Por tanto, alfinal, jamás estuve sola como muchas personas percibían de ese instante de mi vida. Tenemos demasiadas interferencias y es preciso y vital, desconectar de ellas almenos una vez en la vida de forma consciente. Ahora, de vez en cuando vuelvo a ello para, como se diría tantas veces, "a cargar pilas" y no dejar de perder contacto conmigo misma para poder tomar mejor contacto con los seres que me rodean. No a de asustar estar solo, solo del todo, sin trampas. Fue una experiencia en mi caso, vital para poder continuar mi camino, y la incomprensión de gran parte de la sociedad, solo me demuestra una vez más que vivimos en un mundo lleno de miedos. En cuanto los pierdes uno a uno, todo se ve de un color distinto y maravilloso. Solo les diría que hagan lo que sientan dentro de ustedes cuando la vida les esté hablando, oiganse de verdad, sin miedos, sin forzar y dejense llevar almenos por una vez en sus vidas por algo que realmente vale la pena. No hace falta gastar dinero ni comprar mil libros ni buscar cosas externas ni lugares lejanos. Todo esta dentro de todo y cada uno de nosotros solo hay que arriesgarse a saber que quiere decirnos la vida. Y a veces poder escuchar con claridad requiere silencio y soledad con dosis de aislamiento, estas palabras no tienen porque ser negativas. Un abrazo y que estén muy bien.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios serán leídos y moderados previamente

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...