2 de mayo de 2009

La sospecha


Lectura: medio minuto

Otra fábula oriental que refleja al igual que un espejo que uno es lo que percibe, no necesariamente lo que ve y menos la verdad. Tiene capacidad para tejer hipótesis de las más convincentes.

"Un hombre perdió su hacha; y sospechó del hijo de su vecino.
Como no tenía pruebas, espió la manera de caminar del muchacho - exactamente como la de un ladrón-
Observó la expresión del joven - como la de un ladrón-
Tuvo en cuenta su forma de hablar - igual que la de un ladrón-. En fin, sus gestos , actitudes y acciones lo denunciaban culpable de hurto.

Pero mas tarde, encontró su hacha en el valle.
Y después volvió a ver el hijo de sus vecino, todos los gestos y acciones del muchacho parecían muy diferentes de los de un ladrón.

Lie Tsé

¿Cuánto pesa el odio que podemos cargar por un persona? ¿Más que el hacha?

Post Relacionados por categorias


13 comentarios:

  1. Anónimo1:30

    El aturdimiento, lleva a no coordinar con la realidad, obsecado por la desaparición del hacha, pasó por el filo de la sospecha a cualquiera que le haya pasado por el lado, luego queda el remordimiento de conciencia por prejuzgar.

    Me encanta la música de fondo en tú blog.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Anónimo , me gustó tu descripción del "filo de la sospecha"
    Es una música de relajación china que reune instrumentos de viento, música de cascadas de agua, el canto de pájaros y cuerdas para generar un buen ambiente.
    Como un mantra es cíclico pero a tenido mucha aceptación de los visitantes que pasan por aquí.
    Besos
    Tendencia Vital

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces, creer lo que no es, tratar de buscar un culpable y vivir sospechando que todo el que está cerca de nosotros ,nos quiere hacer un mal, es tremendamente enfermizo.
    El odio pesa mucho, cuando lo anidamos producto de nuestras infundadas conclusiones, nos ciega y sólo nos permite ver lo que nuestra mente crea.
    Todo está en nuestra cabeza, es terriblemente poderosa y la gastamos muchas veces en sentimientos negativos.
    Es facil, decir, "tú fuiste", porque lo presiento o lo imagino equivocadamente, pero qué pasa si realmente nos ponemos a buscar al verdadero culpable???
    Prejuzgar no cuesta nada, lo mismo que hacer el mal,"es fácil".
    En cambio hacer el bien y pensar bien, requiere de ser humildes, y muy consecuentes con nuestra forma de ser y de actuar.
    Es bueno tener el don de la percepción, pero ejercitarla en una buena dirección.

    Me gustaron mucho los últimos post; abren la mente.

    Buen inicio de semana Tendencia, un abrazo
    Agualuna

    ResponderEliminar
  4. Hola Tendencia, el odio es demasiado fuerte, no creo que sea tan fácil sentirlo, supongo que en toda su dimensión debe ser terrible y la primera víctima eres tu mismo. Pero hay toda una gama de sentimientos un tanto más lights y no por eso menos ruines, como el prejuicio,por ejemplo. Que además de nocivo, es injusto, porque como bien lo dice la palabra estamos emitiendo un juicio a priori y sin asidero. Lamentablemente todos tenemos sentimientos de los que avergonzarnos alguna vez, pero lo importante es recordar que lejos de hacernos crecer, nos empequeñecen.
    Ojalá muchos lean tu post que lleva a una muy buena reflexión!
    Un beso
    Patricia

    ResponderEliminar
  5. He de reconocer que a veces hay comentarios que logran influir en mi mirada sobre alguien. A veces logro zafar de esas influencias, pero si uno busca la quinta pata al gato termina viéndola aunque no exista. Muy buena la fábula. Beso.

    ResponderEliminar
  6. Agua Luna, Patricia, de lirium soy:
    Creo en la influencia de la repetición que permiten afirmar conceptos como si fueran un mantra.
    Si uno pudiera leer más seguido este tipo de vivencias, seguro que el pesado telar que nos oscurece los pensamientos y nuestra ercepción ,se irían transformando en un sutíl velo transparente que tiende a la extinción. Así viviríamos más aliviados. Besos. TV

    ResponderEliminar
  7. Es una salida muy recurrente echar la culpa a otro, ajeno y propicio....y luego resulta que el hacha la olvidamos en el hacha. Después, nos queda la culpa y la cara de tonto, hasta la próxima vez porque, siempre, repetimos....
    saludos.

    ResponderEliminar
  8. Carlos: bienvenido. Visité tu blog.
    Sos un artesano de las letras, al leer tu historia, tuve pasajes, personajes, ritmos e imágenes de alto contraste a los que no venía acostumbrado a leer -todo junto- desde hace tiempo.
    Del Rioba, ricachón, heredero, negociador, vendealmas,hombre de la noche... Felicitaciones
    TV

    ResponderEliminar
  9. Cuando gustes Tendencia!.
    Para un buen café prefiero Dublin, una confitería que esta acá en el centro.
    Para castear el fondo del Lacar, un pequeño lago que se llama Nonthué, concretamente en la desembocadura del río Chachín, eso si, un poco jorobarle la existencia a las truchitas, pero otro poco: reposera, sol, mate, factura y una buena charla!.

    La Realidad, en nosotros, siempre es un reflejo de lo que ella es. No por ello ella es lo que es y externa a nuestra consciencia.
    Pero, por esa “puta costumbre” (como dice el tema de Cacho Castaña) que tenemos los humanos de darnos una explicación a los hechos que observamos en la realidad y para los que no podemos darnos una explicación (así surgieron todas las religiones conocidas) a veces nos sumergimos en fabulaciones o cometemos arbitrariedades.

    Pero por suerte también, como la realidad es la “única verdad” (no sé si te suena esto!) y siempre nos devuelve la “posta”.Gracias a que el hacha estaba donde ella indicaba que debía estar, y por la “suerte” de poder ser encontrada por su dueño, el muchacho salvó el pellejo!.

    Lo bueno sería que el hachero pueda haber incorporado el aprendizaje de “DUDAR” de sus interpretaciones de la realidad!.

    Muy buena tu entrada! (y de esta interpretación de la realidad, no dudo!)

    Besos.
    Rik

    ResponderEliminar
  10. Muy buena la entrada , nos lleva a reflexionar y tratar de no dejarnos abrazar por la primera impresión , hay que indagar y generalmente indagar primero en nosotros mismos antes que buscar respuestas en los demás.Por cierto TD yo no escucho ninguna música de fondo , me quedé con las ganas jajaja besos

    ResponderEliminar
  11. El odio pesa y, a la vez, deforma las cosas. Buena reflexión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno.. eso se llama en psicología proyectar.... y francamente lo hacemos a menudo.... y casi sin darnos cuenta que es lo peor... y mucho mas si sentimos algo negativo hacia una persona....

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Vemos lo que queremos ver. Lo mejor es no sospechar, no ahorrará complicaciones. La certeza siempre es relativa, sabiendo que la verdad en sí misma no existe. Saludos.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios serán leídos y moderados previamente

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...