19 de abril de 2008

Volviendo al agua

Lectura/Video: 8 minutos
Volvamos al inicio. Regresemos al comienzo de nuestra vida.
La psicología interpreta con mucho fundamento, que el lugar ideal del cual venimos y al cual nunca podremos regresar -vientre materno con características únicas de temperatura, humedad, contención, alimento y estimulación-, es el deseo inalcanzable del hombre que inconscientemente persigue. El ser humano está diseñado según estudios para la supervivencia, no para la felicidad plena. Es por ello que parece ser muy costosa nuestra felicidad frente a los avatares cotidianos que nos aquejan.
Si la búsqueda es esa felicidad de aquella etapa crucial, vivimos hoy complicados. Para reparar esa pérdida, la cubrimos con la compra mas o menos impulsiva de objetos de consumo que en el momento previo a la compra los deseamos, pero al adquirirlos, nunca cubren esa necesidad primitiva y animal (afecto-atención-felicidad). Eso nos lleva indefectiblemente a desear otra y otra cosa y a seguir estando insatisfechos. El consumismo y los multimedios lo potencian.
Si de algún modo nos venimos reprimiendo por cuestiones culturales y de educación entre otros factores, estemos más cerca nuestro, escuchemos nuestra respiración, el silencio, el sonido del agua y disfrutemos esas sensaciones placenteras aún sin ser nadadores ¡Volvamos al agua!.
Juguemos en el agua, solos o en pareja, con la familia.
La esencia del placer no impone límites: el mar, el río, un lago, una pileta, nuestra bañera. Si la experiencia quiere ser mayor, animémosnos al buceo. No hace falta sumergirse de cuerpo entero para descubrir nuevos mundos. Es una vivencia gratificante y que la puede realizar cualquiera.
Recorrí cientos de destinos buceando, y mi percepción de la vida y hasta de la paleta de colores que conocía cambió y mucho.
Estuvimos en la placenta, y nuestro cuerpo, al igual que la superficie del planeta tierra es de este vital elemento. Extrañamos ese lugar de origen. Es lógico
Además, comienza a escasear este recurso estratégico en el mundo. Es un milagro la vida gracias al agua.
Relax, escapémosle al stress y volvamos a percibir esas sensaciones de bebé, sin protocolos, sin vergüenza, en armonía.

Los invito a disfrutar de este video porque tiene la energía del agua, el sutíl desplazamiento de los delfines, y una dulce melodía liderada por una encantadora flauta de bambú.



Post Relacionados por categorias


4 comentarios:

  1. Anónimo18:00

    Excelente video. Me siento distendido con la cadencia de esa música y el desplazamiento libre de los delfines
    Para relajarse en la inmensidad del océano
    Saludos
    Ricardo

    ResponderEliminar
  2. Ricardo:
    Estamos mas cerca del océano de lo que creemos. La inmersión es por nuestra esencia. El agua nos conecta.
    Los delfines nos complementan como seres animales e inteligentes que somos. Vamos al agua, a la placenta, al inicio ya que no hay fin.O si lo hay, debemos intentar vivir con cuerpo y alma en el agua. No es una terapia. Es un estilo de vida.
    Quienes mejor lo saben son aquellos niños que de pequeños sus padres le inculcaron este deporte. Queda en el ADN. Saben lo que es el ocio, salud y disfrute.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Leer esta entrada, escuchar y ver el video y recordando el video de ayer son razones suficientes para entender que los delfines me quieren dar un mensaje. Solo he de estar alerta.

    Un abrazo inmenso

    PD:Voy a colocar un enlace a tu blog en el mío.

    ResponderEliminar
  4. Shanti:
    me alegra que haya cierta sincronicidad en los sucesos.
    Un beso

    ResponderEliminar

Todos los comentarios serán leídos y moderados previamente

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...