3 de marzo de 2009

Ideas, ideales y rituales de la mitología informativa



Lectura: 3 minutos

Tengamos ideas propias. Solemos adoptar ideas prestadas por inseguridad social y para rellenar una mochila de conocimientos que sirve para rebalsar verborrágicamente huecos en reuniones sociales para ser bien vistos e integrar la tribu urbana.
Si tomamos alguna idea prestada, asumamos responsablemente con un test de consistencia para ver la calidad y dimensión de la posición adoptada.
Veamos un caso.
Jean Paul, -en realidad se llama Pablo- es un profesional que expone en su charla con otros colegas jerárquicos su idea. Dice con voz y contundencia...

" En Cuchilandia, el gobierno tiene un buen sistema de salud pero el gobierno y la religión atonta a su gente, con una pan comen 40 familias y andan a pie todo el día". El resto de los participantes afirman el dicho rotundamente.

En realidad quien lo había escuchado lo refuerza mucho más y quien lo desconocía al posible suceso, ya lo asume como cierto y no dudará en volcarlo con voracidad en otro círculo social para quedar culturalmente en el "top of culture" del hombre informado.
Como una yerra, se marcó a fuego la imagen de una persona, pueblo o institución. ¿Qué parte de la historia es cierta?. El no saberlo: ¿ Nos permite opinar al respecto o es la invitación para ser contundentes en la reafirmación?
Como soy vecino de Jean Paul, le pregunto al salir de esa tertulia y con suma confianza:
¿Conocés Cuchilandia?, ¿Conocés a alguien que haya estado alli VIVIENDO?, ¿De dónde sacaste ese JUICIO DE VALOR?. ¿Podemos comprobarlo?
Nada es absoluto. Todo es relativo. El boca a boca reafirma convicciones de hechos fantásticos.

Descubramos la subjetividad y objetividad de la información que nos bombardea permanentemente, sus fuentes y el color político de sus impulsores.

Existen ideas e ideales inmersos en las corrientes político, comerciales, económicas y religiosas que transitan a lo largo y ancho del globo.

Hay contracorrientes irracionales extremistas que no permiten la convivencia de opiniones y que tienen el lamentable encanto de descalificar posiciones en forma automática sin medir el daño gratuito que producen a su alrededor.

En esta gran aldea virtual, la democracia informativa todavía no existe porque son más las personas sin acceso al medio de comunicación que las que si lo tienen.

El destino y sin ser pesimista, es que muchos nunca llegarán porque jamás tendrán sus necesidades básicas satisfechan.

Existen partícipes directos en el suceso, fuentes o escribas de la época que relevan el hecho, decisores de publicación, consumidores e influyentes.

En esta cadena de la organización de productores y consumidores, todos tienen un peso relevante en la formación de nuestra opinión.

¿Qué hacer cuando nos llega la información?

1-Comprobar la objetividad de lo que se nos dice.

2-¿Cómo se nos cuenta la noticia?. ¿Trata equilibradamente a los personajes y los hechos o se decanta por uno u otro?. Debemos hacer una aproximación crítica sin complejos ni prejuicios que no nos impidan ver con amplitud el tema desde todos los puntos de vista.
3- Contrastar las fuentes. Es muy conveniente leer la misma noticia en varios periódicos o ver varios informativos por televisión para hacernos una idea lo más exacta posible. Normalmente los lectores o espectadores de una sola fuente se convierten en fanáticos. Es muy importante dialogar con personas de distintas tendencias sobre un mismo tema, escuchar sus opiniones con honestidad y sin prejuicios y luego hacer nosotros la síntesis.
4- Reflexionar y formarnos una opinión propia. Siempre esta opinión pasará por el filtro de lo que somos y de lo que vivimos, pero hay que procurar la mayor independencia y objetividad posibles.
¿Qué hacer para tener una mirada y opinión lo más objetiva posibles?.

No es fácil llegar al cien por ciento de objetividad, pero sí aproximarnos.

¿Cómo se logra esto?

Leyendo mucho y por temas variados. La vida tiene muchos aspectos además del fútbol o el último corte de cabello.

Tener un método para analizar las noticias y las informaciones cotidianas; y una mentalidad crítica y abierta, que solo pueden tener las personas libres.

Una sólida base cultural nos da una proyección de vida dinámica, pudiendo cambiar de frecuencia entre el hombre común al virtuoso, despojándonos del ruido informativo del conocimiento inútil; para pasar a la virtud.


Post Relacionados por categorias


6 comentarios:

  1. La palabra que persuade el alma obliga necesariamente a esta alma, que ha persuadido, a obedecer sus mandatos y a aprobar sus actos. Por tanto, el que infunde una persuasión, en cuanto priva de la libertad, obra injustamente, pero quien es persuadida, en cuanto es privada de la libertad por la palabra, sólo por error puede ser censurada.

    Así como unos medicamentos expulsan del cuerpo unos humores y otros a otros distintos, y unos eliminan la enfermedad y otros la vida, así también unas palabras producen tristeza, otras placer, otras temor, otras infunden en los oyentes coraje, otras mediante una maligna persuasión emponzoñan y engañan el alma.

    Las sugestiones inspiradas mediante la palabra producen el placer y apartan el dolor. La fuerza de la sugestión adueñándose de la opinión del alma, la domina, la convence y la transforma como por una fascinación.
    Gorgias y la retórica-PLATON

    ResponderEliminar
  2. Bueno en los dias actuales, con los modernos medios de difusión, las noticias pronto son conocidas.
    Pero una cosa son las noticias, contrastables.
    Otra son las opiniones.
    Siempre pienso que antes de hablar de algo que desconozco, mejor es callar y escuchar.
    Y después de escuchar, pues sopesar, y dependiendo del alcance que pueda tener, buscar otras opiniones, hasta logar el máximo convenimiento posible.

    Lo demás e un corre-bulos.
    Y francamente, si se hace por "pos" social, más vale callar prudentemente que hacer el rudículo, con aseveraciones que pueden ser mentiras o equívocas.

    Un abrazo,

    a

    ResponderEliminar
  3. Diferenciar la información objetiva de la que no es es francamente difícil.

    Creo que la presión de aduiencia, de venta, de ser mas leidos, hace que se busque lados colaterales muy efectivos en el tema que se relata. Una lástima.

    Salu2:

    ResponderEliminar
  4. Dilman, Luna, Seriecito:
    Es un tema complejo y que desencadena un rollo social y de trascendencia personal.
    Comparto con Ustedes el saber callar y el no hacer alarde de conocimiento inexistente por cuestiones de integración social.
    Lo cierto es que en muchos casos, nos movemos en un gran caos por lo menos en las grandes ciudades, y encontrar el punto de equilibrio se hace complejo y la superficialidad de las relaciones y la masa crítica de los compromisos se desvanece haciendo de la vida un gran teatro donde la realidad es una ficción cotidiana.
    Esto es un punto de vista de un observador que tuvo la oportunidad de viajar y conocer como se mueve el mundo avasallado de Marketing y Consumo. La lucha es personal frente a un sistema que cuida la cáscara (packaging) y no su contenido. Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Si que es complejo este tema , pero con estos tips quizás nos lo haría llevar con más consciencia , saludos.

    ResponderEliminar
  6. La informacion es poder, y desde ese momento susceptible de ser manipulada para unos determinados fines.

    Hoy en día, éstos suelen ser económicos y políticos, y es difícil discernir cual es la verdad de la noticia sin pararse a escuchar las diferentes versiones que nos ofrecen los medios.

    Y eso requiere tiempo, por una parte, y capacidad crítica por otra. No es sencillo.

    Y realmente a los poderes tampoco les interesa que seamos capaces de crear nuestra propia opinión, porque somos menos manejables así.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Todos los comentarios serán leídos y moderados previamente

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...